ICONOS

Personalidades que por distintos motivos, son fuente de inspiración. Hombres y mujeres -y porque no también, objetos- que marcaron el mundo de la moda.

McQueen, la pérdida de un genio

Alexander McQueen

Cinco años nos separan de la muerte de uno de los últimos genios del mundo de la moda actual. Caracterizado por un estilo rebelde y oscuro, el bad boy londinense proyectaba ángeles pero aceptaba y le rendía pleitesía a sus propios demonios. Su lado oscuro se perfilaba en cada una de sus colecciones dándole origen a grandes piezas, tan icónicas e irresistibles, volviendo a cada una, una obra de arte por sí sola, la cual acaparaba todas y cada una de las miradas.

Lee Alexander McQueen, nacio en Lewish el 17 de Marzo de 1969, siendo el más pequeño de los seis hijos de un taxista y una ama de casa, ya había manifestado su fascinación por la moda fabricándole el mismo prendas a sus hermanas. Luego de abandonar la escuela, se gradúa en 1994 de la prestigiosa escuela Central Saint Martins – University of the Arts en Londres formando así parte de la más brillante generación de diseñadores surgida de allí junto al gran John Galliano y a la inconfundible Stella McCartney.

Incansable Alexander, año tras año presento sus colecciones pero no fue sino hasta 1995 con su colección Highland Rape, la cual se vio envuelta en polémica y su nombre comenzaría a resonar con fuerza en los medios.

Trabajo dos años para Givenchy ganando bastante relevancia, pero al sentirse demasiado coartado se abrió para comenzar su propia marca, libre de las presiones del marketing y ventas, en la cual podría fluir libremente y dejarse ser, creando todo lo que le viniera en gana. Ese fue el punta pie inicial para una gran carrera que gracias a una pequeña y exclusiva pero sumamente fiel clientela que llevaba a desfiles o alfombras rojas las creaciones más excéntrica y exquisitas.

Con un talento inigualable, dueño de una perspectiva tan atractiva como perturbadora, Alexander nos deslumbro con creaciones que parecían salidas de un mundo extraño el cual se movía entre la realidad y la fantasía. Sus grandes influencias: Isabella Blow –amiga y mentora, alguna vez editora de Vogue UK- y su madre Joyce McQueen eran el sostén emocional de Lee. Como el mismo McQueen admitía:

“Encuentro belleza en lo grotesco. Como la mayoría de los artistas, tengo que forzar a la gente a mirar las cosas.”

Una de sus grandes musas fue la misma naturaleza de la cual extraía ideas para crear y plasmar su impronta en elementos naturales, como los pájaros. Así la luz y la oscuridad, la vida y la muerte se materializaban en sus creaciones. Claro ejemplo fue la colección Le Dame Bleue, dedicada a Isabella luego de que ella decidiese quitarse la vida.

Luego con la muerte de su madre, como antesala de una tragedia próxima, McQueen decidió partir quitándose la vida. Un genio, atormentado y talentoso. Siempre será recordado por sus mejores creaciones, las cuales parecían imposible de imaginar antes de verlas. Así lo hago, homenajeó a un hombre talentoso el cual horadó profundo en el andamiaje fashion internacional, y el cual su trágica partida aun resiente. Por siempre McQueen.

 

SAVAGE BEAUTY – EXHIBICIÓN DE ALEXANDER MCQUEEN

La increíble obra de Alexander inspiró toda una muestra basada en sus diseños, la misma fue organizada por el MET (Museo Metropolitano de Arte) en la ciudad de Nueva York. Disfruten de una pequeña porción de ella.

20

The Horn of Plenty F/W 2009–10

21

Supercalifragilisticexpialidocious F/W 2002

22

Eclect Dissect F/W 1997

23

Untitled S/S 1998

24

The Hunger S/S 1996

25

It’s Only a Game S/S 2005

26

No. 13 S/S 1999

27

VOSS S/S 2001

28

The Girl Who Lived in the Tree F/W 2008

29

It’s Only a Game S/S 2005

30

It’s a Jungle Out There F/W 1997

31

Irere S/S 2003

32

Eshu F/W 2000–2001

33

Sarabande S/S 2007

34

Widows of Culloden F/W 2006

35

Sarabande S/S 2007

36

Plato’s Atlantis S/S 2010

38

The Overlook F/W 1999

40

Highland Rape F/W 1995

41

F/W 2010 -La ultima colección diseñada por el en vida-

43

44

45

EM.

ICONOSAmada, temida, venerada, odiada, incomprendida, inspiradora… una mujer, miles de sensaciones. Ella forma parte de ese selecto grupo que es capaz de marcar el pulso de la moda en la actualidad -y en el cual, más de uno lo daría todo para pertenecer-. Pero, en esta industria multimillonaria y fría, donde el innovar es tan vital como el conservar, pocos lo entienden, y muy pocos tienen lo que se necesita. Desde que comenzó a desenvolverse como editora en jefe en la Vogue Norteamericana, Anna, se convirtió en un emblema, un icono con aderentes y detractores.

Oriunda de Londres, inicio su carrera muy joven, cuando a los 16 dejo la escuela preparatoria y decidió no asistir a la universidad. Tomo algunos cursos relacionados con moda -el primero, obligada por su padre-, que luego valdrían sus frutos para comenzar a trabajar en periodismo de moda dentro distintas publicaciones. Su primer trabajo en el ámbito editorial fue en la revista Haper’s & Queen; luego, pasó un tiempo trabajando en una pequeña publicación llamada Savvy, para después trabajar en Harper’s Bazaar como editora de moda, donde la despidieron en menos de un año. Después llegaron trabajos en otras publicaciones como la revista Viva, o la revista New York, pero su debut en un eslabón de la cadena Vogue, fue en la Vogue Británica, en la cual estuvo un tiempo para después volverse editora de moda en la revista Home & Garden, en la cual el énfasis de Wintour estaba puesto en la alta costura, lo cual tuvo como resultado la cancelación de muchos suscriptores y el posterior cierre de dicha publicación.

Milan Fashion Week Womenswear SpringSummer 2014

Anna en Milan Fashion Week – SpringSummer 2014.

Cuando comenzó a trabajar como editora general de la revista Vogue Norteamericana, bajo el mando de Grace Mirabella -su antecesora-, Vogue se desarrollaba como una revista que ponía el foco en el estilo de vida femenino, y no así en la moda. Sus portadas eran siempre iguales: foto de estudio con un primer plano de alguna modelo consagrada. Esta linea de dirección que Grace mantenía viva, heredandola de Diana Vreeland, hizo que la publicación tambalease ante la estrepitosa entrada que hizo la revista ELLE en los Estados Unidos, derivada de la ELLE Francesa. Cuando Anna tomó el mando, las portadas cambiaron. Las fotografías se realizaban al aire libre, predominaba la luz natural, las modelos eran desconocidas generalmente y se combinaban prendas de ropa económica con prendas caras y de diseñador, una acción innovadora para aquellos años. A partir de aquí, los fotógrafos y estilistas comenzaron a tomar tanta relevancia como las modelos, todo eso gracias a Wintour, quién comenzó a incorporar los créditos en las fotografías de moda dentro de la publicación. Gracias a su dedicación y pasión por la moda, Anna le devolvió a Vogue los grandes estándares que solía disfrutar en el pasado, los cuales la han consagrado como La Biblia de la Moda y a Anna como “la principal sacerdotisa” dentro de esta religión.

anna and grace front row

Anna y Grace -el yin y el yang- en una front row.

Una mujer parca de actitud fría, la cual pocas veces regala sonrisas, pero que contribuye con actividades filantrópicas, apoya a diseñadores desconocidos y emergentes, invierte activamente en la cultura y avala la lucha contra el HIV. Su vida amorosa -como toda mujer poderosa- tal vez tiende a no ser tan idílica como se suele suponer, pero su legado de estilo esta vigente y lo estará por mucho tiempo, ya que Anna Wintour, es un icono indiscutido en el mundo de la moda y fuera de el.

Anna Wintour in Prada

Fall Winter.

anna ss 4

Spring Summer.

 

 

 

 

 

 

 

 

El misticismo que rodea a esta mujer la ha hecho instaurarse en la cultura popular. Las cientos de sesiones de fotos que se basan en el sello de su imagen personal abundan en revistas y portales de Internet; su tradicional hair style lleva varios años siendo tendencia como sinónimo de elegancia con aires clásicos; su impetuosa personalidad inspiro a una de las villanas más fashion de los últimos años en The Devil wears Prada encarnada por la única Meryl Streep; y hasta tiene su propio alter-ego en la serie animada My Little Pony, la pequeña pony azul fotógrafa Photo Finish. Como verán, esta mujer se encuentra en todas partes.

meryl_streep_miranda_priestly_devil

La genial Meryl Streep como Miranda Priestly.

photo_finish_vector_by_kooner01-d46utw3

La Pony Wintour “Photo Finish”.

 

 

 

 

 

 

 

Si deseas conocer un poco más de Anna, mirá esta entrevista donde ella misma responde sin pestañear a cada pregunta. ¡Imperdible!

Disfrútenlo!

ENRIQUE.