Argentina sin Fashion Week

baf 1

Se recuerdan tiempo difíciles, allá en el 2001, cuando la hecatombe económica y política estaba cerca de desatarse en nuestro país. En ese año, el Grupo Pampa -formado en su mayoría por profesionales vinculados al mundo de la moda- se asoció a Apsa -el dueño de los principales shoppings- para lanzar en conjunto: Buenos Aires Fashion Week, o mejor conocido como BAF. Con el principal objetivo de posicionar a Buenos Aires como una de las capitales de la moda en América Latina, y porque no, en el mundo, pero el objetivo de la Fashion Week derivo principalmente en la visibilidad y apoyo de los diseñadores independientes.

El diseño de autor es el resultado de algunos factores que por aquellos días marcaron la movida de la moda argentina. El primer factor fue la absorción de diseñadores graduados por las marcas más prestigiosas de la época, el segundo fue la crisis económica que se gestaba a finales de los ’90 la cual desató la búsqueda de acreedores y eso derivo en una movida dual de los nuevos diseñadores: dejar atrás las marcas consolidadas y arriesgarse a lanzarse a sí mismo como su propia marca.

Esas marcas nacientes se subían temporada tras temporada a la pasarela del BAF, mientras que las marcas consagradas lograban visibilidad en otros eventos de moda como Estilo Alcorta, hasta su disolución el 2006 y su adición a la semana del BAF. Otros eventos nacieron y ganaron relevancia, entre ellos podemos nombrar al BAAM: Buenos Aires Alta Moda, el cual ponía énfasis en la alta costura y no en el ready to wear. El Designers Look BA comenzó con perfil bajo, para posicionarse recién en su sexta edición. Así, Argentina tenía tres eventos relevantes de moda dentro del país.

El quiebre del BAF se produce en 2006 cuando al disolverse el Grupo Pampa, La Nación asume la responsabilidad y junto a APSA y La Rural, se encargaron de la continuidad del proyecto. Luego de la última edición del BAF Spring/Summer 2014/2015, La Nación anunció su retiro del proyecto y eso desencadeno que los otros dos entes restantes decidieran cancelarlo. Un golpe durísimo para la moda argentina en mi humilde opinión.

En el mundo de la moda, las Fashions Weeks son un bastión fundamental, ya que en ellas confluye un gran volumen de tendencia, dentro y fuera de las pasarelas: con la guía de los diseñadores, la rectificación de los fashionistas, la selección y difusión de los cool hunters y bloggers por igual, y la proliferación masiva que brindan los usuarios en las redes sociales que hacen eco de todo lo ocurrido. Visibilizar y expandir son los verbos principales de una Fashion Week -además de entretener-, y el BAF, no era la excepción. Diseñadores consagrados y emergentes eran capaces de deslumbrar año tras año con sus creaciones; gracias a su ingenio son capaces de apañar y compensar las trabas resultantes de la situación perniciosa del país, ya que es bien conocido que el bloqueo de las importaciones genera una falta de materias primas importadas de calidad por arriba del estándar. Aquí, en Argentina la mayoría de los diseñadores y marcas emergentes optan por la optimización del diseño, para compensar la falta o variedad de materia prima, y eso es visible año tras año en unas magníficas colecciones.

Es real que el panorama nacional es desalentador para cualquiera, pero el Diseño en general –no solo el de indumentaria- es uno de los más perjudicados, no solo porque trabajamos en su mayoría con material y maquinaria importada que no se producen en el país. Sino que además, peligrosamente puede pensarse al Diseño como un servicio accesorio, algo prescindible que no es una primera necesidad, lo cual repudio totalmente. Es una obviedad remarcar que el Diseño no es Medicina; el Diseño no salva vidas, pero las facilita, no en uno, sino en mil modos. El diseño en sus múltiples formas se ha desarrollado a lo largo de la historia para simplificar, optimizar y también embellecer la vida humana, por esa razón creo que es necesario encontrar nuevas formas de mostrar Diseño –en todas sus formas-. Volviendo al Diseño que nos atañe -el Diseño de Indumentaria- es necesario encontrar nuevas formas de mostrar moda, pero no hay que olvidar que una FASHION WEEK ARGENTINA es crucial para la difusión del gran potencial nacional que nuevas marcas han demostrado y que otras ya consolidadas lo rectifican hace décadas. Además de poder lograr el posicionamiento del país en el panorama de la moda Americana y global, ya que –por más que a muchos nos guste-, la moda Americana no muere con Michael Kors.

EM.

Fuente Consultada: Revista Bacanal. “El tiro del final” por Maria Paula Bandera.

Anuncios

Si quieres, deja un comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s